sábado, 15 de febrero de 2014

Tarde de literatura y justos homenajes en la Calahorra

Llanos de la Rosa Cifuentes | Despiece

El cónsul de Poetas del Mundo inauguró el acto


La Sala Masónica de la Torre de la Calahorra (Elche) se quedó ayer tarde sin capacidad. Los que llegaron con la hora cerca de las 19 horas, no tuvieron más remedio que quedarse de pie. ¿Qué sucedía? Tenía lugar el IV Maratón de poesía y relato breve de Elche, organizado por El Grup Cultural Ilicità Tonico Sansano junto a la Agrupación y Tertulia Literarias ElPicudo Blanco y la colaboración del Consulado Comarcal de la ONG Literaria Mundial ‘Movimiento Poetas del Mundo’


Al evento estaban invitados todos los amantes de la literatura, tanto profesionales como aficionados. Fueron cuatro horas de recitar poesías, contar microrelatos e incluso hacer reír con monólogos y los nervios de principiantes. La presentación corrió a cargo de JosepEsteve, cónsul comarcal de Poetas del Mundo y miembro del colectivo Picudo Blanco, quien además participó activamente en la organización. Esteve contó a Generación M que preparar un acto así resulta “muy bonito, pero estresante”. Aunque también añadió que la recompensa es ver como desde hace cuatro años la sala se llena “e incluso la gente tiene que quedarse de pie en el hall”.






La música no faltó en toda la tarde, en la foto Masangar



El único requisito para participar era llevar preparado, o bien un relato de no más de una cara de folio, o un poema que no superar los 50 versos. Todo ello con el fin de que diera tiempo a escuchar el mayor número de escritos posibles. Si existe en el mundo cultural dos expresiones que casen bien, esas son la literatura y la música. En esta ocasión, Masangar y Ramón Cano García fueron los encargados de poner la banda sonora al recital e incluso de cantar canciones propias para dar un respiro a los participantes.



Resulta obvio que una acción de tales características está cargada de gran emoción y riqueza cultural. Sin embargo, el momento más emocionante de la tarde lo protagonizó Conchita Rivera, sin duda la protagonista en esta ocasión. Josep Esteve cuenta que decidieron darle a ella el reconocimiento porque "es la poetisa miembro de nuestro colectivo o grupo Picudo Blanco más mayor. Y porque nos gustan los homenajes alegres y en vida". 


Rivera quiso recitar tres poemas dedicados a sus amigos
 Su profesora de teatro, Felicidad Alarcón -hija del poeta ilicitano Ramón Alarcón - se encargó de darle paso entre risas y nervios, tras un descuido en la programación. Alarcón recordó que este año era especial porque se homenajeaba a alguien en vida: "con la fuerza y la trayectoria que tiene, tenía que vivir este momento", ensalzó Felicidad Alarcón a Conchita Rivera.

Rivera, con la vitalidad que le caracteriza, subió al escenario cargada de energía y besó a todos los que la esperaban allí con un gran ramo de flores: sus amigos, "los poetas de Elche", como ella los califica. Entre ellos, estaban poetas de Elche como Antonio Zapata y otros miembros del Picudo Blanco.

Rivera agradeció emocionada el calor y apoyo recibido, considerando que ella "no merecía tanto, si no que eran ellos los que le habían dado tanto".


La poeta quiso devolverles el homenaje con lo que mejor sabe hacer: la poesía. Por eso recitó tres poemas; uno dedicado a Felicidad Alarcón, en el que recordaba lo viva que le hace sentir el teatro, otro a Elche, la ciudad que la acogió siendo un bebé y donde quiere acabar sus días, y otro a los otros autores ilicitanos. A ellos les quiso agradecer, sobre todo, dejarle participar en sus tertulias y recitales y darle ánimos para seguir escribiendo.



Sin embargo, Conchita Rivera no solo recibió como regalo los aplausos y las flores. Su hija, Ángela Daniela, que también escribe, quiso recitarle el poema que escribió para ella, sin duda, el momento más emocionante del acto.
Conchita Rivera,en el centro, acompañada por su hija, su profesora de teatro y su amigo Josep Esteve


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada